Botánica

Cómo nombrar a las plantas. Nomenclatura botánica.

Se cometen muchos errores, sobre todo en los medios de comunicación, a la hora de nombrar especies botánicas. Para poder dar una respuesta fiable a cómo se deben nombrar las plantas, debemos referirnos a las normas básicas que el Código Internacional de Nomenclatura Botánica establece para la correcta escritura de las plantas.

Partamos del ejemplo del super conocido Aloe vera. ¿Cómo deberíamos escribir Aloe vera?

Para empezar debemos decir que hay dos formas de nombrar a una planta: mediante su nombre científico, y mediante su nombre vulgar.

Nombre científico:

Es un nombre universal, el mismo para todo el mundo y se rige por una serie de normas establecidas por el Código Internacional de Nomenclautra Botánica. En el caso del aloe es Aloe vera (L.) Burm f. Con este nombre queda perfectamente identificado de forma universal y nos permitirá saber a que planta nos estamos refiriendo en cualquier parte del mundo.

El nombre científico consta por tanto de tres partes:

  1. El género: Aloe
  2. La especie: vera
  3. El autor: el botánico que clasificó esta planta por primera vez. Se escribe de forma abreviada, según las normas del Código. En este caso tenemos dos: (L.) y Burm f. El primero es Linneo, y el segundo es Burman, quien corrigió la primera denominación de Linneo y es la aceptada científicamente. También puede ir acompañado por la fecha en la que se publicó dicha clasificación. Pero normalmente se suele omitir esta tercera parte del autor si la publicación no pertenece al ámbito estrictamente científico.

Lo que debe quedar claro es:

  • El nombre de la especie se escribirá siempre en letra cursiva (o en su defecto subrayada o en negrita): Aloe vera
  • El primer término del nombre de la especie (el «nombre genérico») irá siempre en mayúscula: Aloe vera
  • El segundo término del nombre de la especie (el «epíteto específico») irá siempre en minúscula: Aloe vera
  • El primer término no podrá abreviarse nunca en la primera referencia en un texto, pero se permite abreviarlo (con inicial seguida de punto) en las demás referencias: es decir, la primera vez que lo escribamos en un texto debemos decir: Aloe vera. A partir de aquí podremos abreviarlo como A. vera.
  • Ninguno de ambos términos admite tildes, diacríticos, guiones, apóstrofos, u otros signos, así como tampoco espacios, números ni letras de otros alfabetos.

 

Nombre vulgar:

El nombre vulgar, o el nombre común es aquel que la tradición popular de una determinada región del mundo asigna a una misma planta. Por tanto, el nombre puede variar de un sitio a otro del mundo. Por ejemplo el Aloe vera es llamado en unos sitios aloe, en otros sábila, en otros zábida. En la península habrá gente que si le decimos sábila no sepa de que planta estamos hablando, pero si le decimos aloe si lo sabrán. Cuando utilizamos nombres vulgares no hay normas de escritura salvo las propias del idioma en el que se utilicen.

Por tanto en un texto si hablamos de aloe estaremos refiriéndonos al Aloe vera pero de forma vulgar. Si en el texto queremos espantar todo tipo de dudas sobre qué planta estamos escribiendo deberemos utilizar el nombre científico que es universal y no deja lugar a dudas: Aloe vera.

Cuando leemos muchos textos sobre plantas y las nombran con sus dos epítetos (género y especie), normalmente está mal escrito pues no respectan el Codigo de Nomenclatura Botánica. Por tanto, cuando leamos aloe vera, Aloe vera, o Aloe Vera, quien escribe dicho artículo lo está haciendo mal. En el caso de esta planta tan conocida no hay problemas de equivocación pues todos sabemos a qué se refiere, pero con otras especies podría generarnos dudas.

Joaquín Herrero
Doctor en Biología at
Nací en Palencia y me considero un tipo campechano, inquieto, al que le gustan los nuevos retos. Doctor en Biología Vegetal, licenciado en biología, máster en Biotecnología Vegetal, máster en sistemas de calidad e inocuidad alimentaria, también realicé estudios de Ingeniería agrícola. Mi objetivo es crecer día a día en la investigación sobre el mundo agroalimentario, ser feliz con ello y poder aportar algo bueno a la sociedad.

2 Comments

  • 29/01/2015 - 11:32 | Permalink

    Hola, Joaquín. Alguna vez hemos visto entradas uno del otro y he entrado en tu blog, creo. ¿Es sobre todo de animales?. Ahora sé más de ti. Me gustaría saber si también entras en el grupo “amigos de la flora y de su entorno” de Luis Merino. Era por organizar para esta primavera alguna ruta botánica. Yo sólo soy aficionada y me faltan los conocimientos, que seguro os sobran a vosotros. A ver si organizamos un pequeó grupo y organizamos una salidita. Un abrazo. Ana

    • 29/01/2015 - 13:34 | Permalink

      Estimada Ana
      Gracias por visitar y comentar.
      Como has visto es una web dedicada no sólo a la flora y vegetación sino también a aquellos temas relacionados con la fisiología y agronomía de las plantas.
      Visitaré el grupo que me recomiendas de Luis Merino.
      Podemos ir hablando para lo de las rutas botánicas.
      Un saludo!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Powered by: Wordpress