Agricultura

Heladas (II): Métodos de protección de los cultivos

Anteriormente he hablado de las heladas, tipos y efectos en las plantas. Hoy os explicaré los principales métodos de protección frente a las heladas.

Parece que el anticiclón se ha instalado en la península y gran parte de Europa y se resiste a irse, dando como resultado un tiempo estable con heladas nocturnas considerables y con el efecto de inversión térmica en muchos puntos. Un ejemplo de esta inversión térmica es la “boina” de contaminación que se forma en la ciudad de Madrid estos días debido a que el aire frío a baja altura impide la dispersión de los gases quedando estos atrapados y dando esa nube grisácea de contaminación.

En estas noches de frío intenso podemos proteger nuestros cultivos de varias formas:

  • -Desde un punto de vista fisiológico: Resistencia endógena. En función de la especie, las plantas tienen sus propios mecanismos de defensa frente al frío. Existen plantas más tolerantes que otras. Por ejemplo, la cebada es más resistente que el Aloe vera. La forma en que las plantas se protegen del frío consiste en reducir el punto de congelación del agua del interior de sus células. ¿Cómo? Mediante disoluciones, es decir, mezclando el agua con sustancias solubles. Cuanto mayor sea la concentración, mas bajo será el punto de congelación. Otra estrategia es la pérdida de agua. Si la planta disminuye su contenido hídrico tendrá menos riesgo de congelarse. Obvio.
  • -Desde un punto de vista agronómico indirecto: podemos reducir las pérdidas económicas mediante la selección de variedades más resitentes al frío. Otra posibilidad es programar con antelación la siembra, de forma que evitemos (en la medida de lo posible) las épocas de mayor riesgo de heladas. También podemos realizar un estercolado, o cama caliente que consiste en aportar materia orgánica al suelo de forma que se conserva mejor el calor. E incluso el aporcado también puede reducir el efecto del frío, el cual consiste en proteger la base de las plantas con tierra. Además será importante limpiar de malas hierbas el cultivo las cuales son una fuente de radiación y pérdida de calor. Y por último debemos prestar atención al diseño de la plantación. Esto tiene una gran importancia pues debe haber libertad de movimiento del aire  a través de la plantación evitando que se formen bolsas de aire frío.
  • -Desde un punto de vista agronómico directo, o hablando claro: calefacción. Estos sistemas se basan en aumentar la temperatura del cultivo y podemos hacerlo de varias formas:
    • – Mediante calefacción: Podemos elevar la temperatura del cultivo y evitar la congelación mediante el empleo de sistemas de combustión o sistemas eléctricos de radiación. Las estufas (combustión o eléctricas) van a elevar la temperatura del cultivo mediante la radiación de calor de la propia estufa y también por convección del aire que calientan, obteniendose un aumento de temperatura de hasta 5 ºC que son suficientes para evitar los efectos de las heladas.
    • -Mediante riego: la utilización del riego como método para proteger de las heladas es algo bastante conocido y usado. Se suele utilizar el riego por aspersión o bien localizado cuando se preveé que haya una helada. El calor de fusión del agua equivale a 3.335 ×105 J/kg. Cuando la temperatura del aire que rodea las plantas desciende por debajo del punto de congelación, el agua comienza a congelarse (sobre las plantas y en el suelo), desprendiéndose 3.335 ×105 J por cada kilogramo de agua que se congela. Parte de la energía liberada va a las hojas y las flores de la planta, parte se va al aire y otra parte se va al suelo. El calor absorbido por la planta es suficiente para mantenerla por encima de su punto de congelación (aunque sea ligeramente). A modo de ejemplo, podemos calcular la dosis de riego a razón de 0.75mm/h por cada grado negativo.
    • -Sistemas de nubes artificiales: este tipo de sistemas consiste en emitir ala atmósfera partículas en suspensión que reflejan la radiación emitida por la superficie evitando que el calor escape hacía las capas altas de la atmósfera, y por tanto impidiendo las heladas.  Se puede utilizar el humo de las hogueras o aerosoles específicos (normalmente de sales de amonio) que crean una espesa nube.
    • -Ventiladores: que mueven el aire evitando así la formación de bolsas de aire frío y homogeneizando la temperatura. Los ventiladores pueden llevar acomplados sistemas de calefacción para además de mover el aire aportar calor.
    • -Sistemas de cubrición: consiste en cubrir los cultivos, bien mediante el empleo de invernaderos, o mediante túneles de plástico.

 

Joaquín Herrero
Doctor en Biología at
Nací en Palencia y me considero un tipo campechano, inquieto, al que le gustan los nuevos retos. Doctor en Biología Vegetal, licenciado en biología, máster en Biotecnología Vegetal, máster en sistemas de calidad e inocuidad alimentaria, también realicé estudios de Ingeniería agrícola. Mi objetivo es crecer día a día en la investigación sobre el mundo agroalimentario, ser feliz con ello y poder aportar algo bueno a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress